crunch
17-05-2016

El efecto “crunch”: escuchar lo que masticas puede influir en la cantidad que comes

Un equipo de investigadores de la Universidad Brigham Young, llevó a cabo un experimento para probar esta teoría, a la que llamaron “efecto crunch” (o crujido).

“Suele describirse como el sentido olvidado de la alimentación, pero si la gente reparara más en el sonido de los alimentos, podrían reducir su consumo”, explica Ryan Elder, de la BYU, uno de los autores del estudio publicado en la revista científica Food Quality and Preference.

Efectivamente, solemos tener en cuenta cómo se ve, huele o sabe la comida, pero no tanto cómo “suena”.

Esos “sonidos alimentarios” son los que producimos al masticar, mascar y triturar la comida que ingerimos.

Uno de los experimentos mostró que la gente come menos cuando el sonido de la comida es más intenso.

Para probarlo, colocaron unos auriculares a los voluntarios para controlar el volumen en el que escuchaban sus ruidos al masticar algunos pretzels.

Descubrieron que cuanto más alto era el sonido de los alimentos, menos comían los participantes.

Y sucede lo mismo a la inversa.

Cuando enmascaras el sonido de los alimentos, como cuando ves la televisión mientras comes, ignoras uno de tus sentidos y eso puede hacer que comas más de lo que comerías normalmente.

Aunque si lo que quieres es masticar a todo volumen para hacer la prueba, quizás lo más aconsejable es que no lo hagas delante de tus amigos o tus compañeros de trabajo.

Fuente: BBC Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *